Lo trascendente de la realidad

Tiendo a huir de las películas de extraterrestres, viajes espaciales o de guerras estelares. Los marcianos, de existir, dudo que tengan luz en ninguno de los cuatro dedos de sus manos. De hecho, dudo seriamente que tengan dedos. Viviendo en Los Angeles, el gurú de un videoclub me recomendó 2001: A Space Odyssey asegurándome que era tan original e imaginativa que se podían hacer varias tesis doctorales sobre esta película. Tal vez. Pero la escena de unos ¿monos? pegándose con huesos no me parece la metáfora más elaborada de la historia del cine. Y lo de las espadas láser, tela.

Así que pensé que no me gustaba lo fantástico. Pero no es así. Aquí yacen dragones, un libro de Fernando León de Aranoa, es pura fantasía, surrealismo. Simultáneamente es un espacio perfecto para la reflexión. Un lugar en el que seres tan reales como las brújulas, pierden la arrogancia, y toman conciencia.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s