Escándalo

Uno no elige a su familia. Una prueba de ello es que la mía me mandó a la universidad del Opus Dei. Estaba la decana de la Facultad de Ciencias dando una clase de Histología, curso de segundo de biología, unos 150 en clase. Mi técnica de tomar apuntes consistía en escribir todo lo que decía el profesor, lo cual venía bien para estudiar, pero ahora tengo una caligrafía horrible. Me desvío… estaba yo garabateando nombres de lípidos de membrana y esas cosas cuando la decana empezó a salirse del tema: lípidos, proteínas víricas, el virus del sida… “porque para acabar realmente con el sida, el condón no sirve, ¡lo importante es la decencia!”. Oye, eso no es Histología, espera un momento. Levanté la cabeza, con los ojos muy abiertos, con cara de pastor alemán antes de que le tiren la pelota. No puede ser verdad lo que acabo de oír. La decana de Ciencias. En una misa que diga lo que quiera, ¿pero en una clase de Histología? Y todavía me esperaba otra sorpresa. Nadie levantó la cabeza, nadie se quejó, nadie abucheó, nadie levantó la mano y pidió explicaciones. No pasó nada. La clase siguió. Más tarde, nadie comentó nada en los pasillos. Este no es mi sitio, pensé.

Kirsty Wigglesworth

Kirsty Wigglesworth

Esta foto apareció en los medios hace unos días. La reina a la llegada del Parlamento, para abrir oficialmente las sesiones parlamentarias. Y me he acordado de aquella clase. Si somos capaces de mirar esta foto sin escandalizarnos, sin levantar la cabeza y pedir explicaciones, entonces, tenemos un problema.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s